lunes, 8 de agosto de 2016

Nuevo Reglamento de Circulación Ferroviaria

Hace ya un año, en julio de 2015, el Ministerio de Fomento aprobó el Reglamento de Circulación Ferroviaria (RCF), que llevaba más de 10 años dando vueltas en forma de distintos borradores, hasta que, al final, ha visto por fin la luz. Este RCF viene a sustituir al RGC, las NEC, las PTO y el Reglamento de Circulación y Reglamento de Señales de la antigua FEVE.

Ése, la desaparición de FEVE y su integración en Adif y Renfe, tal vez haya sido el motivo que ha propiciado que, por fin, se hayan unificado todas las normativas de circulación de la REFIG en un solo documento.

Pero esta unificación de la normativa no ha venido sin cambios. Gracias a la nueva redacción, hay algunas cosas que se han simplificado y han mejorado, y hay otras que no tanto. Vamos, si os parece, a echar un vistazo al nuevo RCF, que ya está publicado, pero que aún no ha entrado plenamente en vigor. El propio Real Decreto por el cual se aprueba este RCF establece que su entrada en vigor completa se producirá 18 meses después de su publicación, es decir, el próximo 18 de enero de 2017, si bien es verdad que hay determinados aspectos como la desaparición del CCR (Control de Circulación por Radio) o la adaptación a la nueva forma de señalizar los cambios de velocidad que contaban con plazos de 6 meses o un año respectivamente, por ejemplo. Estos plazos están aquí contemplados ya que se necesita tiempo para poder adaptar toda la documentación reglamentaria, así como formar a todas las personas que van a tener que trabajar con él.

Lo primero que nos llama la atención del RCF es su estructura. Estábamos acostumbrados a manejar el antiguo RGC, dividido en 6 títulos, con los artículos numerados correlativamente con números de 3 cifras de las cuales la primera hace referencia al título al que pertenece, y que nos permitía, de forma simple y de un solo vistazo, identificar a qué título pertenecía cada artículo y, por tanto, a qué tema hacía referencia.

La nueva estructura está dividida en varios libros, que vienen a corresponderse, aproximadamente, a los títulos del antiguo RCG, aunque con algunas diferencias. Vamos a ver la nueva estructura:

  • Libro primero: Principios fundamentales
Este libro se corresponde con el Título I: Generalidades del antiguo RGC. En él vienen incluídas todas las definiciones y principios generales de circulación de trenes. Además, este RCF aprovecha para incluir muchas de las normas europeas que antes no se mencionaban, o estaban dispersas por otras normativas. También, el RCF, dada la nueva estructura, incorpora en su articulado casi todos los capítulos del antiguo Manual de Circulación, que también desaparece. En este primer libro es interesante mencionar que tiene integrados los capítulos X e Y del Manual de Circulación referentes al frenado de los trenes, así como el Título V: Composición y Frenado del antiguo RGC.

  • Libro segundo: Señales ferroviarias
Este libro se corresponde en parte con el Título II: Señales e Instalaciones de Seguridad del antiguo RGC. En él vienen detalladas todas las señales (fijas, de los trenes y portátiles) que estarán en vigor con el RCF. Cabe destacar que se ha reducido y simplificado el número de señales existentes, y se han incluido e integrado en el mismo muchas de las de las NEC, las PTO y los reglamentos de FEVE. Un aspecto nuevo importante es el tratamiento que reciben ahora los cambios de velocidad máxima, tanto a nivel de definiciones de los mismos como de señalización en la vía. Asimismo, para no dejar un vacío legal difícil de interpretar, se ha incluido una especificación transitoria en la que vienen reflejadas las señales que tienden a desaparecer o cuya aplicación esté muy localizada, entre las que se encuentran todas las señales mecánicas, la forma antigua de señalizar las limitaciones de velocidad, y otras señales cuyo uso era limitadísimo, si no existente. También están incluidas aquí señales específicas del Reglamento de Señales de FEVE y de la sección internacional Figueras-Perpignan de la LAV Madrid-Barcelona-Frontera Francesa.

  • Libro tercero: Circulación
Este libro, como los anteriores, se corresponde con el Título III: Circulación del RGC. A destacar de este libro la importancia que se le da a los trabajos en vía, ya sea por mantenimiento normal, por obras o por averías, y es que uno de los puntos débiles en cuanto a seguridad ferroviaria era el tratamiento anterior de los trabajos en vía. En el nuevo RCF se pone de manifiesto que era necesaria una regulación más específica y concreta, así como totalmente libre de interpretaciones. En este sentido, es importante reseñar que desaparece el Bloqueo por Ocupación, y se sustituye por la Entrega de Vía Bloqueada, que ya existía tanto en las PTO como en las NEC. También destaca que se ha integrado en este libro todo lo relativo a maniobras, que antes estaba en el Título VI del RGC.

  • Libro cuarto: Bloqueo de Trenes
 Este libro es el equivalente al Título IV: Bloqueo de Trenes del antiguo RGC. Destaca a primera vista la definición de lo que es un bloqueo (antes inexistente), y que ya no se contemplan ni el CCR (que ya sólo estaba operativo en la línea de Murcia a Lorca) ni el BEM (que ya ha quedado prácticamente reducido a muy pocos trayectos de la REFIG). También, en la nueva redacción se sustituye la Vía Única Temporal (VUT) por la Banalización Temporal de Vía (BTV), aunque en realidad se trate del mismo concepto y se actúe de forma prácticamente igual. Este libro tiene dos especificaciones transitorias que tratan el CCR y el BEM. La parte relativa al CCR ya ha quedado derogada por haber acabado el plazo de 6 meses el 18 de enero de 2016, como dijimos antes, y la parte del BEM aún sigue en vigor mientras no se sustituya ese bloqueo por otro más moderno en los pocos trayectos en los que aún sobrevive.

  • Libro quinto: Instalaciones de Seguridad
En el nuevo texto se ha optado por separar este tema de las señales. Este libro tiene muchas partes totalmente nuevas, por ejemplo en lo relativo a definiciones de los distintos sistemas. En el RGC no estaban contemplados la mayoría de sistemas contemplados en este texto, ya que no existían, y su regulación se efectuaba a través de Consignas o de capítulos específicos del Manual de Circulación. Al desaparecer éste, toda la información que contenía se ha integrado en los distintos libros del RDF, siendo éste que nos ocupa el que mayor contenido tiene del Manual de Circulación. De hecho, en su estructura posee tres anexos dedicados al ERTMS, a los Pasos a Nivel y a otros detectores (de caída de objetos, de cajas calientes, de viento lateral...), dos apéndices dedicados a ASFA Digital y Circuitos de Vía y Contadores de Ejes, y tres especificaciones transitorias dedicaas a ASFA Analógico (a extinguir dentro de muy poco tiempo), EBICAB (a extinguir cuando entre en servicio el ERTMS en el Corredor Mediterráneo) y LZB (sólo activo en las LAV Madrid-Sevilla, La Sagra-Toledo y Córdoba-Málaga, así como en la C-5 de Cercanías Madrid).

Y ésto es lo relativo a la estructura del RCF en comparación con la normativa anterior. En posteriores entradas trataremos, libro a libro, las diferencias entre el RCF y el RGC, para comprender la profundidad de los cambios.

Y antes de que se me olvide, podéis descargar el RCF de la web de Adif, concretamente aquí: http://www.adif.es/es_ES/conoceradif/declaracion_de_la_red.shtml.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada